10 consejos para cuidar tu marca personal, también frente a tu jefe.

mandela invictus

Nelson Mandela aconsejaba no ir a ninguna reunión si tener claro que imagen querías que tus interlocutores tuvieran de ti una vez que la reunión había terminado.

El éxito de los profesionales depende mucho de la valoración que los jefes hacen de ellos. Una buena imagen de tus jefes te facilita la vida en la empresa, acelera tu carrera profesional y normalmente se ve recompensada con mejores oportunidades y mejores sueldos.

En sentido contrario, si tus jefes tienen una mala opinión de ti como profesional, tu vida en la empresa va a ser más difícil.

Cuidar tu imagen profesional es tu responsabilidad. Todos proyectamos una imagen de nosotros mismos. Unas imágenes son más efectivas que otras. Unas imágenes te permiten influir en la organización y en los equipos mientras que otras te alejan de tus objetivos y dificultan tus posibilidades de éxito.

Tu imagen en la empresa es una surte de “marca personal”. Esa marca tiene un determinado nivel de prestigio, de notoriedad, de relevancia. Todo lo que haces y dices en la empresa está filtrado por la calidad de la imagen que tiene tu figura. Tu autoridad personal es el resultado de tu imagen. Tu capacidad de influir en las personas que conforman la organización es una función directa de la imagen que tienes como profesional. Es una función de tu marca personal.

Para el sociólogo Francis Fukuyama “la confianza” es el capital social que permite el desarrollo de las sociedades, las organizaciones y las personas.

Cada día de trabajo es una oportunidad nueva para generar confianza, para cuidar tu imagen o para ensuciarla. Cada reunión, cada presentación, cada intervención con tus jefes, cada trabajo en equipo es una nueva oportunidad.

El consejo primario es “Conviértete en la persona que quieres ser. Trata de que tu comportamiento sea coherente con lo que quieres parecer”. Crear la imagen de que eres una cosa sin serlo suele tener un recorrido muy corto.

A continuación me permito proponer diez consejos para ganarse la confianza de los jefes a través de una imagen impecable:

  1. Se relevante, aporta valor significativo al equipo y a la empresa. Domina tu área en profundidad.
  2. Busca el “Over Delivery”. Produce por encima de las expectativas que hay sobre ti. ¡Tienes que producir resultados!
  3. Asegúrate de que entiendes tus funciones. Verifica esta comprensión con tu jefe.
  4. Informa a tu jefe de las cosas importantes de tu área. Lo normal es que tú sepas de tu área más que él. Ocúpate de que tu jefe sepa lo que necesita saber de tu área de trabajo. Tenle actualizado.
  5. Se un buen jugador de equipo. Cuida el vínculo y la relación con los demás miembros de la empresa. Contribuye al buen clima de la organización. Normalmente, los jefes quieren jugadores de equipo, no llaneros solitarios.
  6. Ten iniciativa. Anticípate a lo que tus jefes te van a pedir. No les lleves problemas que puedes resolver tú. Preséntales alternativas de solución. Demuestra actitud de servicio. Recuerda que liderar es servir.
  7. Entiende su “feedback” de los jefes, aunque a veces no parezca “feedback”. Lee los mensajes que envían, aprende el lenguaje de los jefes que no siempre es directo ni evidente, pero tampoco es complicado de entender si quieres hacerlo. En caso de duda, pregunta.
  8. Concreta los compromisos de cada reunión y ocúpate de cumplirlos. Si dejas los compromisos en el aire sin concretar, no harás nada concreto y parecerás incapaz.
  9. Cuida el tiempo de tu jefe. Se concreto, entiende y atiende las prioridades. Solicita sólo las reuniones necesarias, las que aportan valor.
  10. Cuida tu marca personal. Cuida tu reputación y se consistente. Evita ensuciar tu imagen con la queja, las excusas o la búsqueda de culpables. Recuerda que no hay talento que supla la falta de talante. Consigue que tus colegas y tus colaboradores hablen, con razón, bien de ti. No hay jefe que se resista a esto.

Cuando se dominan estos 10 consejos, permíteme añadir un último consejo para cuidar tu imagen: “actuar como si lo que hicieras y dijeras en la empresa terminara llegando a siempre a tu jefe, porque, de hecho, suele ser así”.


Este artículo ha sido publicado en varios diarios de interés público así como en revistas especializadas del área de Recursos Humanos.

Anuncios

Las claves de la felicidad, según Tal Ben-Shahar

Las claves de la felicidadEl psicólogo y catedrático Tal Ben-Shahar, titular de la cátedra de Mayor Felicidad en la Universidad de Harvard, -la más solicitada por los estudiantes de esta prestigiosa universidad-, nos revela las que considera son las claves que nos ayudan a alcanzar la felicidad.

Las claves para la felicidad.

El curso de Tal Ben-Shahar consistió en brindar 13 claves que mejoran la calidad de vida y por lo tanto, nos acercan a la felicidad.

1. Permítete Ser Humano

El psicólogo considera que lo primero que hay que hacer es “permitirse” ser un ser humano: “Cuando aceptamos las emociones —como el miedo, la tristeza o la ansiedad— es natural que queramos sobreponernos a ellas. Rechazar nuestras emociones, positivas o negativas, lleva a la frustración y a la infelicidad. Tenemos una cultura obsesionada con el placer y creemos que la marca de una vida justa es la ausencia de malestar; y cuando experimentamos el dolor, lo tomamos para indicar que algo debe estar mal en nosotros. De hecho, hay algo malo en nosotros si no vivimos la tristeza y la ansiedad, que son emociones humanas. La paradoja es que cuando aceptamos nuestros sentimientos, cuando nos damos permiso de ser humanos y experimentar las emociones dolorosas, estamos más abiertos a tener emociones positivas”.

2. Haz Ejercicio

Algunas recomendaciones de índole más prácticas para poner en funcionamiento diariamente, serían, por ejemplo, realizar algún tipo de actividad física, ya que el ejercicio es igual de efectivo que tomar algún antidepresivo. De esta forma, hacer al menos 30 minutos de ejercicio por día es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

Sigue leyendo

El humor como herramienta de formación y desarrollo

SantisyQ3-v2-195El sentido del humor es aliado indispensable en todas las etapas y situaciones de nuestra vida. Independientemente del momento en el que nos encontremos, todo es más fácil y sencillo cuando se enfrenta la realidad con optimismo y se trata de buscar la parte positiva de las cosas.

En INFOVA somos unos convencidos que el humor lejos de ser una frivolidad, es una herramienta muy eficaz en muchos aspectos, especialmente cuando hablamos de formación, ya sea la que recibimos cuando somos niños como la que se imparte a los adultos.

Se sabe a ciencia cierta que se aprende cuando se experimenta y se divierte, por ello las clases de los niños se piensan para ser amenas y divertidas, pero a pesar de esto conforme vamos creciendo la manera de formarnos se pone más seria, a veces demasiado. A nuestro juicio se debería tener más en cuenta que cuando las personas que se encuentran ambientes más alegres, en los que prima el buen humor aumenta la predisposición a aprender.

Para nosotros el humor hace parte, no solo de nuestro día a día, sino también como herramienta de formación, de comunicación y como no, de persuasión.

Razones por las que el humor contribuye favorablemente al aprendizaje y desarrollo de habilidades directivas

  1. El simple hecho de sonreír hace al formador más convincente y persuasivo. Además, es más fácil atraer la atención de los que le escuchan.
  2. Ayuda afrontar tareas adversas o complicadas. El humor coloca a las personas en un lugar más efectivo ante los problemas, y también les vuelve más dispuestos a resolver las situaciones inconvenientes que lamentarse de ellas o a abandonarlas.
  3. Reduce el estrés. El humor es capaz de reducir la tensión. De esta manera es más fácil que surjan nuevas ideas, y también que se pierda vergüenza en plantear posibles soluciones ante determinado problema.
  4. Facilita la interacción entre las personas. El optimismo y el buen ambiente rebaja el tono, facilita el encuentro incluso entre posiciones divergentes, por lo que hace más proclives a escuchar otros puntos de vista y aprender de ellos.
  5. Abre camino a pensamientos más positivos y nos hace más creativos, con lo que además se facilita la motivación por seguir aprendiendo.
  6. Se retiene mejor lo que nos parece más divertido o nos cuentan con humor. Siempre se recuerdan las bromas y las anécdotas con gracia. Por lo que conviene contextualizar con ellas lo que queremos que se aprenda.

Si el humor tiene un riesgo, es que este sea mal entendido o mal usado, de esta manera puede traerte más problemas que beneficios. Por ello recuerda que el sentido del humor es muy personal y, por ello, hay que saber manejarlo con criterio.

Hay que entender que una cosa es la burla y la ironía, y otra cosa el humor. En INFOVA recomendamos que en entornos laborales nunca se emplee ninguno de estos dos recursos que suelen, en lugar de dar un toque de distensión, herir susceptibilidades. En conclusión, humor si, burla e ironía, no.

 

La Confianza, mucho más que un bálsamo

ConfianzaEl ser humano necesita que le reconozcan como individuo único, especial e irrepetible que es, tanto desde una perspectiva social y familiar, como profesional.

El reconocimiento (la estima), es el carburante de la vida. Es lo que nos ayuda a recuperarnos del esfuerzo realizado. Pero todos sabemos que los automóviles no funcionan únicamente con combustible, sino que es necesario que exista un motor, además de otros muchos elementos básicos para que el automóvil se ponga en movimiento. En la persona, el motor es la exigencia, la propia y la de los que nos rodean y una vez más, siempre desde el ámbito de lo social, de lo familiar y de lo profesional.

Pero cualquier motor (exigencia), además del carburante (reconocimiento), necesita aceite y de la mejor calidad posible, para que le ayude a que su rendimiento sea el mayor y más duradero. El aceite de cualquier motor convencional podría identificarse como la confianza que precisa el ser humano para desarrollar todo su potencial.

Sigue leyendo

Óscar Fuertes: El poder del entusiasmo y el inconformismo.

Oscar: Ejemplo de entusiasmo y liderazgo

Un ejemplo de entusiasmo e inconformismo

Óscar Fuertes, nuestro director de Automoción en Infova, está en corriendo el Dakar, probablemente la competición más exigente del mundo del motor.

Cuando Oscar llegó a Infova con 23 años ya venía de haber sido miembro del “Fortuna Junior Team” que apadrinaba Carlos Sainz, con quien curiosamente compite ahora en el Dakar. Han pasado 20 años de aquel momento y su afición por los coches y la competición sigue intacta. En estos años de intenso trabajo, además de multiplicar por diez la facturación de Infova Automoción, ha ganado varias veces el campeonato de España de Rallies en distintas modalidades y ha creado la escuela de conducción “Rallie Center”.

Un Dios dentro – Liderazgo con entusiasmo

Oscar es un claro referente de lo que llamamos entusiasmo. Etimológicamente en término entusiasmo viene de “en theos” y significa “tener un Dios dentro”. Para los griegos las personas entusiastas tenían tal nivel de energía que parecían tener un Dios dentro de si y desde es lugar de energía eran capaces de cambiar la realidad.

Oscar es inconformista, es ambicioso y le encanta competir. Le gusta jugar y le gusta ganar, le cuesta aceptar la derrota cuando llega, pero juega sabiendo que es más probable perder que ganar.

Centrarse en el objetivo – clave del líder

Antes de marcharse hace una semana a Perú para preparar la carrera le sugería que no olvidase su objetivo en este Dakar: disfrutar. No quisiera yo que en el afán de hacer la mejor clasificación posible se olvidara del gran objetivo. Participar de la carrera, vivir el Dakar desde dentro, enfrentarte con su copiloto, Vallejo, a las dunas del desierto, vencer al Dakar…ese es el objetivo.

El Dakar, como otras pruebas deportivas que mezclan el deporte con la aventura, te obliga a tomar continuas decisiones. El Dakar lo gana el que toma mejores decisiones, el que acierta en la evaluación del riesgo. Sin duda hay que correr riesgos, pero tienes que saber elegir cuales. El Dakar, como la vida, es un ejercicio de equilibrismo entre la prudencia y el atrevimiento.

Ahora que la prueba empieza, reconozco que me preocupa la convicción de que Oscar no está muy dotado para la renuncia, ni para el abandono, ni para la resignación. Desde niño es luchador y obcecado. Por eso él está en el Dakar y otros muchos quisieran estar pero lo ven por la tele.

Los riesgos…

Ese inconformismo con los resultados por debajo de lo que es capaz de hacer, lo que llamamos excelencia, encierra la trampa de llevar su rendimiento más allá de lo razonable y hacerle asumir riesgos que de una forma más serena no debería asumir.

En la vida “corriente” esos riesgos te pueden costar un disgusto. En el Dakar, equivocarte te puede costar la vida. Me consuelo, desde fuera de la carrera, pensando que Oscar ha madurado de forma espectacular desde los 23 años que tenía cuando nos conocimos hasta ahora. Creo que la madurez también tiene que ver con tomar buenas decisiones a partir de la información disponible.

En estas primeras etapas del Dakar 2018 Oscar y Vallejo luchan contra el desierto y contra ellos mismos.

Cabeza clara y ambición. ¡Disfrutad campeones!

Spiderman, tú y yo

Hay muchas formas de ver cine. Ayer estuve viendo con mis hijos la tercera entrega de la saga Spiderman. Dirigida y guionizada por Sam Raimi. La película se construye alrededor de la lucha del bien contra el mal. De lo correcto contra lo incorrecto. De lo digno y lo indigno. La pelea entre quienes somos y como nos comportamos. Si me lo permitís, se trata de un debate sobre liderazgo personal. También es probablemente una reflexión sobre el uso del poder individual.

Sigue leyendo