Mapa del Compromiso

Compromiso como valor del liderazgo esencial

El valor que permite que un grupo sea capaz de superar adversidades, sortear todo tipo de imprevistos, llegar a la meta y cumplir objetivos es el compromiso que van adquiriendo consigo mismos y con el equipo de trabajo.

La capacidad para comprometerse muchas veces solo se manifiesta ante las situaciones adversas, en las que tenacidad, decisión, capacidad de sufrimiento, enfoque, compañerismo, alegría compartida…se presentan como reflejos del alto nivel de compromiso de un equipo. También es cierto que no siempre pasa. El compromiso no siempre está presente con la misma fuerza.

Qué es el compromiso

Es muy interesante cuando preguntas a los profesionales qué es compromiso para ellos. ¿Qué es estar comprometidos?

Algunos te cuentan la historia de una gallina que ponía un huevo al día y de un cerdo masoquista que se dejaba la piel en un negocio que tenían a medias:

La historia cuenta el caso de una gallina y un cerdo en Inglaterra que observando que los ingleses desayunaban todas las mañanas huevos con beicon deciden poner un negocio a medias. Así, la gallina se obliga a poner un huevo cada mañana y el cerdo a aportar un trozo de beicon cada mañana. Al final del primer año se reúnen la gallina y el cerdo para ver cómo había ido el negocio y repartir los beneficios. La gallina encantada del resultado propone repartir el beneficio al 50%. El cerdo le hace ver que no es justo que el reparto sea a medias. La gallina protesta y dice que ella cumplió su compromiso que era poner un huevo cada mañana, a lo que el cerdo le responde que sí, que ella cumplió su compromiso pero que él, que más que comprometido estaba involucrado, (aquí está el matiz que la historia quiere resaltar) se ha dejado la piel en el negocio

Otros te dicen que estar comprometido es hacer lo que puedas…Otros dicen que estar comprometido con un objetivo consiste en hacerlo tuyo, en sentirlo como propio….

Un amigo definía estar comprometido como “estar dispuesto a hacer lo que haga falta para conseguir un resultado dentro del marco de lo legal y lo éticamente aceptable”. Es decir, dentro del marco de juego.

Compromiso como Valor de Liderazgo

Compromiso como estar dispuesto a hacer lo que haga falta para producir un resultado. Es decir, independientemente de las circunstancias, de cómo vienen las cosas, de cómo me ha salido la primera vez. Compromiso implica tenacidad, coraje, deseo de llegar, cuidar el estado de ánimo que te permite dar lo mejor de ti, compromiso es hacer lo que haga falta.

Un problema para trabajar con compromiso es que no estamos comprometidos con una sola cosa, ¿verdad?. Si yo afirmo que estar comprometido es “hacer lo que haga falta para conseguir un resultado”, y estoy comprometido con mi desarrollo profesional o con mi empresa, empiezo a sentir que debo hacer lo que sea, y eso se puede convertir en 14 horas de trabajo al día.

Obviamente eso va a repercutir en la vida privada.

Es necesario que entender que tenemos compromisos con varias cosas, con nuestro trabajo y con nuestra familia, con la acción y con el descanso, con la aventura y con el cuidado de uno mismo,…en algún momento entender que el verdadero compromiso, normalmente, es con el equilibrio.

Si se tiene claro que hay un compromiso de mantener el equilibrio entre la vida profesional y la vida personal, cuando ese equilibrio se está rompiendo haces “lo que haga falta” para recuperarlo.

En términos de liderazgo lo que valen son los hechos, no las palabras. Buen verbo puede tenerlo cualquiera, lo importante es que tus actos sean consecuentes con tus palabras. (Lo que entre otras cosas te anima a cuidar la palabra que das). Y si te has comprometido con tus colaboradores, con tus directivos, cúmplelo.

Os animamos a ser líderes comprometidos, a elegir bien con qué y con quién te quieres comprometer. Pero sobre todo comprométete contigo mismo.

¡No te falles, no te falles!

Recuerda, lo que prometes bajo la luna, cúmplelo al salir el sol.

(Adaptación del “mapa del compromiso” del libro de Liderazgo Esencial – Mapas para Marta, de Gonzalo Martínez de Miguel,  publicado por Infova Ediciones, 2011)

Anuncios

Compromiso – Valor del Liderazgo Esencial

compromiso

Foto de la Luna Azul por Sergio Ródenas

¿Qué es compromiso?¿Es un valor a la baja?

El compromiso es uno de los valores que aparecen en la identidad de muchas organizaciones. Forma parte de los valores que hemos definido como efectivos para el Liderazgo Esencial. La RAE define compromiso como:  Obligación contraída.  Palabra dada, Dificultad, empeño.

Etimológicamente la palabra Com Pro Miso viene del latín con -con otros, -pro delante de y -miso envío, de la familia de “prometer”, “misión” y “permiso”.

En Infova entendemos compromiso en sus dos acepciones:

  • Primero, “que tu Sí sea un Sí, y tu No sea un No”. Si dices que lo vas a hacer, lo haces. Si dices que no lo vas a hacer no lo haces.
  • Segundo, “hacer todo lo necesario para conseguir un resultado”.

El año pasado en la universidad de una de mis hijas las profesoras de alemán organizaron una cena de despedida con los alumnos. 24 alumnos se comprometieron a asistir a la cena. Las profesoras reservaron un restaurante y cerraron un menú. A la hora convenida, de las 24 personas que se habían comprometido a asistir, solo estaban las profesoras y 6 alumnos.

De los 18 alumnos restantes, 10 avisaron por qué no asistirían y 8 ni siquiera excusaron su ausencia.

En unas jornadas que hemos organizado recientemente, hubo 313 inscritos, de los cuales el día de las jornadas acudieron 202. Seguro que todas esas personas tenían razones poderosas para no acudir al evento y muy probablemente no sintieron que la inscripción implicara un compromiso.

La palabra compromiso ya no es lo que era. Hace no muchos años bastaba un apretón de manos para cerrar un trato. La palabra de una persona era suficiente para contraer una obligación. Ahora no. Ahora decir que vas a hacer algo significa que, si todo va bien, si me cuadra, y si me apetece, lo haré.

Profundicemos sobre el concepto del compromiso

Profundicemos un poco. Mi palabra ¿a quién representa? A mí.

Y cuando falto a mi palabra ¿a quién estoy faltando? A mí. Ese comportamiento genera consecuencias hacia adentro y hacia afuera. Una persona que no cumple lo que dice, es una persona en la que no se puede confiar, y ¿quién quiere en su equipo personas en las que no puede confiar?

Si te pregunto lector, ¿dirías que en tu empresa el compromiso es un valor?

Y si te pregunto ¿comienzan y terminan las reuniones a la hora pactada? ¿entregas los informes en el momento en que dijiste que lo harías?¿Aparecen a la reunión todas las personas que confirmaron asistencia?

La falta de compromiso es la tercera disfunción según Lencioni que limita la efectividad de un equipo.

Comprometerse es también hacer todo lo necesario para conseguir un resultado. Sin el compromiso de los miembros del equipo difícilmente llegaremos al éxito. ¿Significa esto que si me comprometí no tengo más alternativa que cumplir? No, si veo que no puedo cumplir, genero alternativas y/o renegocio.

La consecuencia hacia adentro es que cada vez que digo que voy a hacer una cosa y no la cumplo, el mensaje que me estoy lanzando a mí misma es que no “tengo palabra” que no se puede confiar en mí. Esa creencia es letal para la autoestima.

Siempre estamos comprometidos con algo, a veces es nuestro ego, a veces con nuestro placer, en ocasiones con nuestra carrera, incluso con las personas a las que queremos. Normalmente estamos comprometidos con varios de ellos, el problema es cuando algunas de ellas son incompatibles. Para mí la clave es encontrar el equilibrio. Si quieres saber realmente con qué estas comprometido, revisa a qué le dedicas la mejor calidad de tu tiempo y energía.

¿Cómo construimos compromiso?

Principalmente cumpliendo aquello que te comprometes a hacer. Segundo, si consideras que es muy probable que no puedas cumplir, utiliza formulas del tipo de “lo voy a intentar, pero no me comprometo”. Si te comprometiste y se acerca el momento, genera alternativas, renegocia y discúlpate.

Desde luego en los niños, desde casa. Siendo nosotros mismos referentes de compromiso, y apoyando a los niños en sus compromisos. Manteniendo la atención hacia esa misión, reforzado “su autoconcepto”, controlando las distracciones y premiando el comportamiento. Si te apuntaste a una extraescolar que dura un año, piensa bien si te vas a comprometer, y si lo haces no hay excusas, tienes que asistir hasta junio. Si dijiste que ibas a llevarle algo a un compañero, se lo llevas. Si dijiste que ibas a ir a pasar la tarde a casa de la abuela, vas.

Si  queremos construir compromiso en las organizaciones, las personas que dirigen tiene que ser referentes de compromiso. Si la reunión comienza a las 17.00h el director es el primero en llegar. A continuación, deberemos revisar con los miembros del equipo qué significa compromiso en nuestra organización. Si buscamos que nuestros colaboradores se comprometan es imprescindible crear las condiciones que faciliten el respeto y la elección de un alto nivel de motivación y, por último, pero no menos importante, no podemos olvidarnos de reconocer los comportamientos alineados con el compromiso.

La falta de compromiso es una bomba para la confianza, y como ya nos contaba Fukuyama en su libro “La Confianza” es la base por la que se sustentan las organizaciones, las familias y la sociedad en general.